Sobre la comunicación y el ‘cara a cara’

Uno de los aspectos más importantes que tenemos como educadores es la COMUNICACIÓN. Pienso que este aspecto es imprescindible cuidarlo y formarnos no sólo para los tutores online, si no, para todos los ámbitos: exposición en clase, entrevistas con padres y con alumnos, reuniones…

A la hora de escoger un tipo de comunicación (verbal/no verbal; síncrona/asíncrona) creo que no tiene mucho sentido hablar de “cuál me gusta más” ya que ambas se complementan y su uso no depende del gusto del interlocutor, sino de la situación en la que se dé esa comunicación. Aún así, mi opinión es que todos los tipos se complementan el uno con el otro para simular la comunicación más real y plena que es el “cara a cara”. Sí es cierto que desconocía que dentro de la comunicación no verbal se utilizase esa clasificación: signos no lingüísticos, háptica, cronémica y kinésica. Son vocablos “poco utilizados” pero sin duda que hacen referencia a elementos importantes de la comunicación. Respecto a la comunicación síncrona o asíncrona creo que deben complementarse una a la otra: dependiendo del lugar y de la situación sería mejor utilizar una u otra.

Para trabajar con mis compañeros de claustro, suelo preferir la comunicación ‘asíncrona’ porque muchos de nosotros estamos muy sobrecargados de tareas, horarios saturados, y cuando nos encontramos entre pasillos pues no siempre tenemos en mente lo que queremos decirnos. Por ese motivo, disponer de una comunicación asíncrona facilita la resolución de los problemas. Bien es cierto, que para situaciones importantes no debería de utilizarse este tipo de comunicación porque faltan los elementos no verbales que dan el matiz exacto a lo que queremos comunicar y cómo lo queremos comunicar.

La comunicación asíncrona, como decía previamente, la utilizaría para la resolución de las dudas o tareas comunes que no son urgentes. Cada uno, por ejemplo, tiene la tarea dentro de su bandeja de entrada y procesa la información en el momento y en el lugar que pueda. También lo utilizaría para recordatorios, mensajes de ánimo y motivación. Por otro lado, utilizaría la comunicación síncrona para esos elementos urgentes, que no nos permiten retrasar el asunto más tiempo; o para aquellas ocasiones en las que queremos o necesitamos tener más información de la situación en concreto: si al texto conseguimos añadir audio y/o vídeo podremos conseguir que esa comunicación sea más completa, más interesante, generando una sensación de conexión entre emisor y receptor.

Finalmente, comentar que el profesor online, desde el momento que no dispone de la comunicación háptica (tacto) no puede transmitir todo lo que quiere ya que falta un elemento importante en la comunicación que, hoy por hoy, sólo se consigue con la comunicación “cara a cara”. Bien es cierto que cuantas más herramientas utilice, conseguirá una mejor comunicación, siempre buscando el término medio que optimice ese intercambio de información ya que no por utilizar más herramientas va a comunicar mejor; la comunicación depende de varios factores que no se pueden controlar plenamente de un único lado: emisor, receptor, mensaje, canal, contexto…

Por ese motivo, concluyo, el profesor debe buscar los medios-canales-herramientas-metodologías que mejor se adapte al curso y a los alumnos, pensando también en el objetivo que pretende el curso online, para ayudar a sacar, como en la vida real, el mejor rendimiento de cada uno de sus alumnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.