Flippear gamificando…

Flippear gamificando…

Para finalizar el segundo bloque del curso de #Flipped_INTEF nos han propuesto revisar la posibilidad de gamificar la clase como otra metodología que podemos utilizar en nuestro proceso de ‘darle la vuelta a la clase’.

Una de las cosas más importantes que debemos tener en cuenta es que no debemos confundir ‘gamificar’ como ‘aprendizaje basado en juego’. Realmente debemos de utilizar los principios del juego (reglas, posibilidades, niveles-dificultades, recompensas…) para enganchar al alumno en nuestra aventura. Los jóvenes se identifican rápidamente con las características que le facilita un juego: avatar, mundos, armas… si conseguimos ‘maquillar’ el aprendizaje y realizar una inmersión del alumno en la aventura podremos avanzar a través de los contenidos curriculares.

En el siguiente vídeo podéis ver una pequeña introducción ‘express’ acerca de las posibilidades que tiene la gamificación.

Se nos animaba a participar en un foro reflexionando acerca de la posibilidad de gamificar una de las actividades que realizamos habitualmente en el aula.  La problemática planteada en esta actividad es la de trabajar los contenidos matemáticos de 1ºESO. Las matemáticas es una materia complicada de cara a la motivación y debemos buscar herramientas y metodologías que les ayuden en su proceso de enseñanza-aprendizaje.

  • 1ª solución: EL SALÓN DE LA FAMA. A través de un Kahoot Se puede utilizar tanto para conocer la situación al comienzo del apartado a explicar, como para analizar la evolución del aprendizaje. Al comienzo se realiza un kahoot con los elementos base según un vídeo que deberían de visualizar en casa; a continuación los alumnos trabajan los fallos a través de ejercicios de un concepto concreto y, puede finalizar el trabajo con un kahoot en el que puedan comprobar si hemos avanzado en el aprendizaje. La gamificación la encontramos gracias a las medallas que crearemos para la ocasión, donde los alumnos pueden conseguir medallas según sus progresos: «más rápido», «más preguntas acertadas», «mayor evolución principio-fin de clase», …. el profesor, a través de los datos exportados de excel permitiría analizar la evolución del alumno, así como el grado de avance del aprendizaje en el que se encuentra.
  • 2ª solución: CUENTA BANCARIA. Cada uno de los alumnos dispone de una cuenta bancaria en la que irán comprobando su evolución a lo largo de los contenidos. Al comienzo del curso, con el profesor pueden consensuar los ‘beneficios-ingresos‘, y los ‘impuestos-retirada‘ que se harán en la cuenta bancaria en función de una serie de eventos que también pueden ser consensuados: realización de deberes, salir a la pizarra a resolver un ejercicio, notas en los exámenes… pueden ser ejemplos de beneficios; no realizar los deberes, llamada de atención por no estar atento en clase… pueden ser ejemplos de impuestos. A través de una hoja de cálculo en la nube los alumnos pueden llevar control de su evolución; otra herramienta que nos permitiría hacer algo similar sería el ClassDojo.

Debemos pensar, reflexionar y formarnos acerca de las posibilidades pedagógicas que tenemos por delante para conseguir sacar lo mejor de nuestros alumnos, prestando atención no sólo a aquellos que destacan por su implicación e interés, sino sobretodo por aquellos que más les cuesta avanzar y a los que tenemos que personalizar, si cabe más, los contenidos.

Los hombres no dejan de jugar porque envejecen, sino que envejecen porque dejan de jugar.

Oliver Wendell Holmes