Diario de aprendizaje para «flipear» la clase

El diario quizás sea una de esas herramientas que utilizan las personas mayores para recordar su día a día, sin embargo… ¿cuántos jóvenes dedican 5 minutos al día para escribir su diario? Escribir y leer no es algo a lo que estén acostumbrados, no es algo que les llame la atención y por eso, en los centros, tenemos que desarrollar esos programas de animación a la lectura y a la investigación…

Una de las herramientas que tenemos «a mano» es la posibilidad de que cada alumno genere su propio «DIARIO DE APRENDIZAJE» y vaya descubriendo que a lo largo de los días, de las semanas y los meses va avanzando y superando esos objetivos que había al comienzo. El diario de aprendizaje es ese documento elaborado por el estudiante para la recolección y reflexión sobre las experiencias vividas a lo largo de un proyecto. Ayuda para aportar la visión del proceso de aprendizaje del alumno:

  • Aprendizajes logrados
  • Descripción de la evolución del proyecto
  • Dificultades o problemas encontrados
  • Aspectos negativos y positivos de la experiencia

En este blog, podéis encontrar los diferentes Diarios de Aprendizaje que voy compartiendo de los diferentes cursos que realizo: Competencia Digital, Gamificación, Educación Expandida, Portfolios… y ahora toca el de Flipped Classroom.

Por ahora el curso se plantea con grandes expectativas, este primer tema ha sido una toma de contacto para experimentar en primera persona el método de «flipear» la clase. Una serie de vídeos para orientar e introducir el concepto FC, realizar un podcast para dar a conocer los motivos que consideramos importantes para poder llevar a cabo la implementación en el aula o también un estudio de los posibles inconvenientes que podemos encontrarnos en el camino.

El comienzo se ha hecho relativamente fácil, ayudado y animado por el tutor, Pedro Gil, las herramientas utilizadas hasta el momento ya eran conocidas para mi (twitter, wordpress, soundcloud, padlet…) por lo que el camino fue más sencillo.

Seguiremos afrontando con ganas e ilusión los próximos bloques para llegar a conocer a fondo la clase invertida… aunque mola más eso de «flipped classroom».