Al comienzo del curso…

Al comienzo del curso…

Al comienzo del curso… he de confesar que tenía ganas de que llegara este momento. Cuando descubrí los cursos tutorizados del INTEF y tuve la oportunidad de realizar el primer curso (#ePortfolios_INTEF) tenía ganas de poder apuntarme y formar parte de este grupo, sin embargo, en esa primera ocasión tenía ‘cierto miedo’ a no ser capaz, a no llegar. Con el paso del tiempo en la docencia (apenas es el 5º año dando clase) te vas dando cuenta de las necesidades que tienen los alumnos y cómo puedes engancharlos. Me gusta que los chavales «se busquen la vida», explicar lo justo, y sobretodo que trabajen, investiguen, indaguen… algo relacionado con esto del FLIPPED CLASSROOM.

Por eso ahora me siento privilegiado y contento de poder comenzar en el GRUPO I del #Flipped_INTEF. Hay muy buenos profesionales detrás de este curso, muchos compañeros que ya aplican esta metodología en las aulas… y por qué no, este es el momento, de lanzarse a la piscina y «probar».

Sin embargo, creo que para asegurarnos que haya agua en la piscina, está bien pararnos a realizar una autoevaluación personal como la que nos ofrece el curso, realizada por David Álvarez (@balhisay), que nos ayuda a situarnos en esto de la competencia digital y los cursos tutorizados online. Es cierto, y eso que es poca la experiencia, que para estos cursos aunque no se necesita estar en el punto de partida 0, sí que es aconsejable disponer de ciertas herramientas y habilidades para un mejor aprovechamiento. Creo que es interesante un comienzo realista de cada participante, además servirá como comienzo en el diario de aprendizaje de cada uno de nosotros. Aspectos como la capacidad de crear y editar contenidos, manejar aspectos legales, herramientas de trabajo colaborativo… son importantes para ir avanzando de forma gradual y creciente en esta experiencia.

Ojalá que este punto de partida nos sirva para situarnos en un mapa variable y diverso, en el que todos tenemos cabida, y en el que todos debemos apoyarnos y aprender. Es la mejor recompensa que podemos tener al finalizar esta experiencia.

 

«Una historia no tiene comienzo ni fin: arbitrariamente uno elige el momento de la experiencia desde la cuál mira hacia atrás o hacia adelante»

Graham Greene