Acerca de la formación del profesorado

Uno de los temas que más nos debería de preocupar a los profesores a nivel personal es el de la FORMACIÓN. Creo que hay dos puntos clave que deberían de animarnos a los docentes al aspecto de la formación continua:

  • 1. Qué ofrecemos???
  • 2. Cómo lo ofrecemos???

No sé si alguna vez nos hemos parado a pensar acerca de «¿qué ofrecemos?» (contenidos/conceptos) a nuestros alumnos pero, ya lo dice el refranero popular:

«De donde no hay, no se puede sacar»

No debemos conformarnos únicamente con aquello que aprendemos en nuestras respectivas carreras, donde realmente son conocimientos que no sabría valorar en qué grado nos capacitan para ser ‘docentes’ como tal, especialmente aquellos que tenemos carreras técnicas, ingenierías… La vida cambia, el mundo evoluciona en todo su conjunto, en todos sus aspectos y por ello no deberíamos dejar de actualizarnos, especialmente nosotros, educadores, los que tenemos que formar al futuro que pronto se convierte en presente.

Y también la forma en la que transmitimos eso que ofrecemos, «¿cómo lo ofrecemos?» (metodologías). Dentro de ese cambio constante, también cambian nuestros destinatarios. Y por suerte o por desgracia, «ya no vale café para todos». Y lo que servía hace 10 ó 20 años, ya no tiene la misma capacidad para llegar a los alumnos. Quiero hacer hincapié en esto de «no tienen la misma capacidad» haciendo referencia a que no digo expresamente que NO SIRVE, si no que hay que buscar nuevas estrategias.

Dentro de todo esto, aquello que puede orientarnos y poner nuestra «marca personal» como docentes, es el ENTORNO PERSONAL DE APRENDIZAJE que iremos forjando, entre otros aspectos, gracias a la formación.

Me parece muy interesante y necesaria la formación FORMAL, pero quiero hacer especial hincapié  en la NO FORMAL y en la INFORMAL. Soy educador salesiano desde antes de ser profesor, y estoy convencido del sistema pedagógico que utilizamos en nuestros Centros y que el fundador de la Congregación Salesiana, SAN JUAN BOSCO, llegó a titular el Sistema Preventivo. Lo mejor es que Don Bosco, gran pedagogo de patio, aprendió todo esto de su madre, y lo puso en práctica con chicos abandonados. ¿en el aula? NO, en el patio, en la calle o en el taller. Había chicos que tenían una intencionalidad: formarse para una profesión. Pero había otros que sólo querían jugar. En ambos casos, los chicos eran los protagonistas de su propio aprendizaje y descubrían que lo más importante era prepararse para la vida. Estamos hablando del siglo XIX… pero actualmente le llamamos eso de «aprender a aprender«… Al final, es prepararse para «lo que surja» entre iguales. Por ese motivo creo que aunque la formación formal es importante, la formación NO FORMAL y la INFORMAL es la que muchas veces marca la diferencia.

Dentro de esos dos tipos de formación NO FORMAL e INFORMAL creo que se encuentran las REDES DE APRENDIZAJE que pueden estar estructuradas de algún modo (temas concretos, clasificación de materiales, metodologías) o que se convierten en un punto de encuentro para compartir conocimiento (mercados de conocimientos) donde cada uno cuenta qué cosas sabe hacer y qué cosas le gustaría aprender (se me ocurre por ejemplo algún grupo de telegram para profesores de una misma materia o departamento). Valoro un montón estas redes de aprendizaje, las cuáles me han ayudado un montón en mi ENTORNO PERSONAL DE APRENDIZAJE. Si tuviera que destacar dos de las herramientas con las que más he crecido en este aspecto han sido las personas que he ido conociendo a través de la formación formal y no formal (cursos tutorizados, mooc, nooc…) a través de los cuáles compartes por Twitter tus experiencias y los recursos compartidos a través de PROCOMÚN, en la que, de vez en cuando suelo publicar alguno de los materiales que pueden iluminar para otros profesores.

Por último, para finalizar mi reflexión me gustaría transmitir al resto de compañeros dos ideas: INICIATIVA y CONFIANZA. Son dos claves importantes en nuestra tarea como docentes, para formarnos y ayudar a formar a otros. La iniciativa para ser líder del grupo en algún momento (si compartes, es porque sientes que puede ser útil) y confianza de que hay muchas cosas que hacemos interesantes, que hacemos buenas y que por «miedo» no compartimos y no sale a la luz. Hay mucho bueno por compartir. ¡Ánimo!

«Liderazgo y aprendizaje son imprescindibles el uno para el otro.»

J. F. Kennedy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.