La acción docente de nuestro día a día tiene que ser una auténtica balanza que sepa encontrar el equilibro entre lo duro y lo frágil, lo grande y lo pequeño, lo alto y lo bajo, lo largo y lo corto,

Top